20/03/2014

Grabado de autopartes, Pcia de Mendoza


Artículo publicado en el diario Los andes del 20 de febrero de 2014.

 

El Ministerio de Seguridad debió salir a aclarar la confusión que creó en torno al tema. La ley incluye a los vehículos 0 km y a los usados que estén por cambiar de propietario.


A fines de la semana pasada, desde el Ministerio de Seguridad se informó que había empezado a correr el plazo de 45 días para que todos los vehículos cumplieran con el requisito del grabado de autopartes. Esto provocó que una gran cantidad de personas acudiera a las plantas verificadoras, donde se informó a los conductores que sólo tienen que hacer el trámite quienes adquieran un cero kilómetro o quienes realizan la transferencia de un usado.

El anuncio generó confusión ya que el director de Seguridad Vial de la provincia, Erwin Cersósimo, resaltó que el grabado de la patente no se tenía que hacer, como hasta el momento, únicamente cuando se transfería un usado, sino que se iba a controlar a todos los vehículos en circulación.

De hecho, indicó que se iba a iniciar una campaña informativa de unos 45 días de duración para explicar este cambio a los particulares, antes de comenzar a aplicar sanciones a quienes no hubieran cumplido con la obligación.

Como el plazo era relativamente corto, el mismo lunes hubo una cola de vehículos de dos kilómetros de largo en la verificadora de calle Independencia (que atiende la demanda de todo el Gran Mendoza y es administrada, como las siete restantes en toda la provincia, por el Centro de Retirados de la Policía de Mendoza).
 
Los mismos empleados del lugar fueron explicando a quienes estaban en línea que sólo es obligatorio grabar puertas, capot y tapa de baúl cuando el auto es cero kilómetro o se está por transferir a un nuevo titular.

Ayer, desde el Ministerio de Seguridad se emitió un comunicado en el que aclara (y pone fin a) la confusión: "Esta ley (la 8.626) incluye a los vehículos cero kilómetro y a los que se transfiera su propiedad, no importa el modelo", se detalla y también se aclara que no están exentos, como algunos plantearon, los autos anteriores a 1985.

Esto, después de que cuando el lunes se consultó a la cartera sobre la diferencia de criterio entre las autoridades ministeriales y los directivos de las plantas verificadoras, pidieran unos días para resolver el tema.

Entretanto, el senador radical Juan Carlos Jaliff difundió el martes un comunicado en el que aclaraba que la ley 8.248, que establece la obligatoriedad del grabado de autopartes está vigente desde hace tres años.

Y subrayó que lo único que se incorporó en la nueva disposición -la 8.626, cuyo decreto reglamentario fue publicado en el Boletín Oficial el 3 de enero, y no el miércoles 12 de febrero, como erróneamente dijo Cersósimo- es que la exigencia se extiende a los vehículos cero kilómetro.

En realidad, la flamante normativa también establece que a quienes no cumplan con lo que fija la ley se les aplicará una multa grave -cuyo monto asciende en la actualidad a 2.870 pesos (700 unidades fijas)- y que serán considerados infractores, además de los propietarios, los gestores o concesionarios. De hecho, estos deben entregar el formulario a los dueños de un cero kilómetro, con un vale por el importe del grabado.

Jaliff señaló que la confusión probablemente se haya generado por el hecho de que la ley 8.626 sólo modifica un artículo de la 8.248 y a que no han leído la normativa de base para interpretar lo establecido.

Pero planteó que ni en la ley ni en el decreto reglamentario se habla de un período de 45 días y que es inconcebible pensar que, en ese plazo, se puedan grabar las autopartes de los 400 mil vehículos que integran el parque automotor mendocino.

"La ley es clara, no había que interpretarla, pero igual no se consultó", criticó Jaliff. "Lo que realmente nos sorprende es que el gobierno se haya tomado cinco días para emitir un comunicado y aclarar la confusión", agregó con respecto a la incertidumbre que reinó hasta ayer en torno a cuál iba a ser la decisión final del Ministerio.

El director de Seguridad Vial de la provincia, Erwin Cersósimo, ha sido citado a la reunión de la Bicameral de Seguridad, que se desarrollará hoy a partir de las 18, para explicar cuál fue el motivo del equívoco, pero también para ofrecer detalles de la tarifa que se está cobrando por el trámite.

Es que el grabado de las autopartes (que se realiza con una máquina) tiene un costo de 369 pesos y el de los cristales -cuya ausencia no se considera, como en el caso del baúl, capot y puertas, una falta grave- cuesta 150 pesos. En tanto, el trámite completo -que incluye la verificación, el grabado de autopartes y cristales, y el llenado de formulario- asciende a un total de 775,50 pesos.