El mundo automotor es tan amplio y diverso en sus actividades que involucra todo tipo de especialidades y numerosos profesionales en la producción industrial, comercial y de prestación de servicios.

El resultado final de tanta actividad se concreta en un producto tangible tan necesario en lo laboral como en lo placentero en la vida de las personas: “el automotor”.

Este “bien mueble registrable” genera un protagonista sumamente importante para la sociedad por su calidad de responsable ante la Ley sujeto a situaciones conflictivas en el orden jurídico-registral, ese sujeto es “el propietario del automotor” titular registral del dominio.

A su vez, en su condición de dueño del bien tiene un aliado natural para legitimar su compra, brindándole asesoramiento y seguridad en resguardo de su interés. Ese profesional es “el mandatario automotor” debidamente matriculado ante el RNPA y con actualización anual de su Credencial.

Estos dos profesionales, en un plano ideal realizan una complementación de sus actividades e intereses. Identificados en sus propósitos y con la finalidad de gozar de todos los beneficios que otorga la constitución de una entidad mutualista, “propietarios” y “mandatarios del automotor” se asociaron con sentido de bien común en esta Asociación de Propietarios de Automotores y Mandatarios del Automotor –Beneficios Recíprocos.